Buscar

Jóvenes Embajadores de Segovia

Cuarta embajada: Aarhus (Dinamarca)

Recorriendo Dinamarca

Ya ha pasado un  mes y medio desde que llegué a este país y sigo sin acostumbrarme a este clima, estos precios y estos horarios.  ¿Increíble verdad? Para rematar, esta última semana ha sido bastante movidita. No he parado quieta.  He visitado Helsingør y Copenhague (la ciudad  más cara a la que jamás he ido) con mi pareja, y Odense con mis amigos. Resumiendo, estos días se han basado en visitar muchos monumentos y  probar comidas.

whatsapp-image-2018-10-11-at-12-34-44-1.jpeg

Todas las ciudades que he visitado me han sorprendido muchísimo. Copenhague ha sufrido un gran número de incendios, por lo que hay pocos edificios y monumentos antiguos que se conserven. Visitamos la Sirenita, el monumento más decepcionante de Copenhague por lo pequeñito que es; vimos el cambio de guardia del palacio de Amalienborg, donde vive la reina; dimos un paseo en barca por el canal, comenzando en Nyhavn (la típica postal de casitas de colores danesa); y caminamos por la calle peatonal más larga de Europa, Strøget, en Copenhague.

Dos de los castillos que visité, Kronborg en Helsingør y Egeskov en Odense, estaban rodeados por agua. Esto me hizo acordarme directamente de uno de los monumentos más importantes de Segovia y uno de los más visitados a nivel nacional: el Alcázar.  Este castillo-palacio convertido en Alcázar en el s. XIII se alza sobre la confluencia de los ríos Eresma y Clamores con su forma de proa de barco (o castillo de princesas Disney, como podéis ver en la foto). Y por si fuera poco, ¡también sufrió un incendio en 1862!

Alcazar PROPIEDAD DE TURISMO DE SEGOVIA (4)

La comida de aquí es curiosísima. Tanto que mi pareja, en vez de llevar el típico imán de la sirenita como regalo, compró comidas raras. El plato danés por excelencia es el Smørrebrød: una rebanada de pan negro (imposible de tragar sin agua), untado con mantequilla y con lonchas de carne, pescado o queso acompañado con guarnición. No la liéis y os lo comáis como un sándwich, es con cubiertos.

En cuanto a postres: los daneses están obsesionados con los regalices (los tienen dulces y salados y los mezclan con todo); el chocolate danés más popular es Toms Skildpadde, una tortuga de chocolate rellena de ron, crema y caramelo (lo probé con mi familia y decidimos que no era lo nuestro…definitivamente no lo recomiendo); y probablemente no sea lo más más típico de aquí, pero tenéis que probar el Kanelsnegle, un bollito de canela delicioso.

Me encanta sorprenderme con nuevos sabores…de hecho… ¡no sé si me quedo con el cochinillo y el ponche segoviano o con estos postres! Aun así, puedes encontrar casi de todo. De hecho, he probado los perritos calientes de Copenhague. Pensé que era más típico de Alemania, pero es increíble la cantidad de puestos que hay. Como curiosidad, el precio solo incluye la salchicha… ¡en muchos sitios el pan va aparte!

¡Os seguiré contando!

WhatsApp Image 2018-10-11 at 12.34.44

 


 

I have already spent a month and a half since arriving in this country and I am still becoming accustomed to the climate, prices and timetables – incredible, isn´t it? What´s more, this last week has been quite busy. I haven´t stopped at all. I visited Helsingør and Copenhagen (the most expensive city I have ever been to) with my partner, and Odense with my friends. Summing up, these days have been based around trying food and visiting many sights.

To tell the truth, all the tourist attractions surprised me a lot. Copenhagen has suffered a large number of fires, so there are very few old buildings and sights that are preserved. We visited the little mermaid, the most disappointing sight in Copenhagen because of how small it is; we saw the changing of the guard at Amelienborg palace, where the Queen lives; we took a boat along the canal starting in Nyhavn (the typically Danish coloured houses on postcards); and we walked along the biggest pedestrian street in Europe, Strøget.

WhatsApp Image 2018-10-11 at 12.35.07

WhatsApp Image 2018-10-11 at 12.48.08Two of the castles I visited, Kronborg in Helsingør and Egeskov in Odense, were surrounded by water. This directly reminded me of one of the most important and visited monuments on a national level that is in Segovia: the Alcázar. This castle, turned into fortress in the XII century, is erected over the Eresma and Clamore’s confluence with a prow’s boat shape. As if this were not enough, it also suffered a fire in 1862!

The food from this country is so curious. So much so that instead of bringing back the typical “The Little Mermaid” magnet as a gift, my partner bought strange food. The most typical Danish dish is Smørrebrød. It´s a slice of black bread (impossible to swallow without water), spread with butter and slices of meat, fish or cheese accompanied with a garnish. Don´t mess it up and eat it like a sandwich, you need to use cutlery.

Referring to desserts: the Danish are obsessed with liquorice (they have sweet and savoury types and they mix it with everything); the most popular Danish chocolate is Toms Skildpadde, a chocolate tortoise filled with rum, cream and caramel (I tried it with my family and we decided that it wasn´t for us…I definitely don´t recommend it); and it is probably not the most typical for here, but you should try the Kanelsnegle, a delicious cinnamon roll bread.

I love being surprised by new flavours…in fact…I don’t know if I’ll stick with Segovian “cochinillo” and “ponche” or with these desserts!. Despite this, you can find nearly everything else here too. In fact, I tried Copenhagen hot dogs. I thought that it was typically from Germany, but the number of stands was incredible. As a recommendation, the price only includes the sausage…in many places the bread is extra!

To be continued!

 

Anuncios

Con la familia todo se vive mejor

Que la familia te apoye en tus aventuras es increíble. Y si encima quieren formar parte y compartir un poquito de ellas contigo, ¡más aún! Digo esto porque esta semana vinieron a visitarme… (redoble de tambor)….¡mis padres y mi hermano!

Recorrieron Dinamarca de punta a punta. Comenzando por Copenhague, pasaron por Odense, me recogieron en Aarhus y acabamos en Skagen y Grenen. Allí puedes encontrar el último cabo arenoso de Dinamarca, donde las olas chocan entre ellas. Además, si tienes la misma suerte que nosotros tuvimos, puedes ver focas en la orilla.

WhatsApp Image 2018-09-17 at 15.07.08

La semana fue inolvidable. Paseamos por la playa y por el puerto, visitamos museos y miradores, caminamos por el casco histórico, probamos comidas típicas danesas y un largo etcétera. Solo nos faltó dar un paseo en bicicleta por el centro de mi nueva ciudad para completar la experiencia danesa. Siento decir que, como era de esperar, el clima no ayudó mucho. Qué le vamos a hacer si un poquito de agua es la bienvenida oficial de este país.

En realidad, la primera vez que pisé Segovia también fue con mis padres. Pasamos un día entero empapándonos de la magia de ese lugar. Tampoco montamos en bicicleta allí, pero si tuviera que elegir algo que me ha sorprendido de ambas ciudades, diría claramente que han sido las catedrales. ¿Cómo pueden ser tan diferentes y tener tanto en común? Ambas son consideradas como catedrales de récords. La Catedral de San Clemente de Aarhus tiene varios records a nivel nacional: con 96m, es la iglesia más larga, la más antigua construida en ladrillo, la que más frescos tiene, la que posee el órgano más grande, y en la que se puede encontrar el tríptico medieval de mayor valor para el país. Por su parte, la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia, conocida como la “Dama de las Catedrales” por sus dimensiones y su elegancia, es la última catedral gótica construida en España (este año el 250 aniversario de su consagración) y, antes del incendio de 1614, tenía la torre más alta de todas las catedrales góticas de nuestro país. Además, ambas se han incendiado y son mezcla de dos estilos, en el caso de la Catedral de Aarhus, gótico y románico, y en la de Segovia de estilo gótico con algunos rasgos renacentistas.

Al fin y al cabo, si tuviera que resumir esta experiencia en lo que más me ha marcado, diría: a) lo rica que está la comida española que me trajeron mis padres; b) que las diferencias culturales son muy divertidas (mi padre ha hecho incluso una lista de cosas que le sorprendieron de este país, así que podéis imaginaros el choque cultural); y c) que con la familia todo se vive mejor.


 

It’s amazing that family supports you in your adventures. It’s even more incredible if they want to take part and share a bit of them with you. I say this because this week I had some visitors… (drumroll)…my parents and my brother!

Travelling the whole of Denmark, they started from Copenhagen, passed through Odense, picked me up in Aarhus and we ended in Skagen and Grenen. There you can find the last sandy headland of Denmark, where the waves break into each other. What’s more, if you have the same luck that we had, you can see seals on the seashore.

whatsapp-image-2018-09-17-at-15-08-37-e1538052460918.jpeg

The week was unforgettable. We walked along the beach and harbour; visited museums and the sights; went down to the old town; tried typical Danish food and so on. All we missed was a bike ride in the centre of my new city in order to complete the Danish experience. I am sorry to say that, as was forecast, the weather didn’t help much. It seems like a bit of rain is the welcome present of this country.

In reality, the first time I went to Segovia was also with my parents. We spent an entire day soaking up the magic of the place. We didn’t ride bikes there either, but if I had to choose something that surprised me about both cities, it would definitely be the cathedrals. How can they be so different and have so much in common? Both are considered as significant cathedrals. The Cathedral of San Clemente in Aarhus has multiple records on a national level: at 96m, it’s the highest church, the oldest built with bricks, the one with most wall paintings, the biggest organ, and in which you can find the highest valued medieval three-part paintings in the whole country. For the other one, the Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos in Segovia, it’s known as the “Queen of Cathedrals” because of its dimensions and elegance, it is the last gothic cathedral built in Spain (this year is the 250th anniversary of its consecration) and, before the fire in 1614, it had the highest tower of all the gothic cathedrals in our country. What’s more, both have had a fire and are a mixture of two styles: in Aarhus Cathedral’s case, gothic and roman, and in Segovia’s, gothic with some Renaissance features.

After all, if I had to sum up this experience with what has affected me the most, I would say: a) how tasty the Spanish food is that my parents brought me; b) that the cultural differences are very funny (my Dad has even made a list of things that surprised him about this country, so you can imagine the culture shock); and c) that life is better with family.

WhatsApp Image 2018-09-17 at 15.07.21

¡Y por fin aquí!

¡Y por fin aquí! La pequeña aventura ha comenzado. A pesar de que la primera semana ha sido un caos absoluto, no podría estar más contenta con este lugar. Creo que todos los alumnos que nos vamos de Erasmus estamos concienciados de que vamos a tener que adaptarnos y sobrellevar muchos cambios. En mi caso, dormí en un aeropuerto, en el suelo al día siguiente porque no tenía cama, y tuve que cambiar todas mis clases de la universidad…Pero conocer otra cultura es muy divertido. Aprendes que, por ejemplo, es raro entrar por la puerta del conductor en los autobuses; que hay que dar la mano para saludar; o que como no uses Google Traductor, puedes comprar mantequilla en vez de queso de untar.

No solo los cambios culturales son obvios. Si piensas en Dinamarca, piensas en lluvia. Y estás en lo cierto. El clima es una locura. Puede estar cíclicamente lloviendo 2 minutos, salir el sol, que te sobre hasta la chaqueta y de pronto, ¡lluvia otra vez!. Claro, luego no puede sorprender lo verde que es todo. Es verdaderamente bonito.

Somos muchos españoles estudiando en esta ciudad. Sin embargo, es curioso cómo aquí solo conocen de España las dos ciudades más grandes y la playa. No saben que hay otros sitios con mucho encanto como Segovia. Pero podemos cambiar esto, ¿no?. De hecho hay muchas cosas que comparten Aarhus y Segovia. En unos días se celebrará en Segovia una nueva edición del Hay Festival (festival literario) y curiosamente, el año pasado tuvo lugar en Aarhus.

Pero si hay algo que de verdad ha hecho increíbles mis primeros días aquí ha sido el “Aarhus Festuge”.  Conciertos, comida, actuaciones y mucho, mucho ambiente en las calles. Es la versión danesa de las Ferias y Fiestas culturales de San Juan y San Pedro de finales de junio. Incluso hay clases gratis de yoga mañanero (en danés, eso sí).

Este viaje solo acaba de comenzar. Os seguiré contando.

 


 

And finally I´m here! The adventure has started. Although my first week here has been complete chaos, I couldn’t be happier with this place. I think that all the Erasmus students are aware that we have to get used to and overcome a lot of changes.  For example, I slept in the airport, on the floor on my second day, and I had to change all my university courses …But getting to know another culture is very funny. You learn that, for example, is weird to get on at the front of the bus; that you have to shake hands to say hello; or that if you don’t use Google Translator, you might buy butter instead of spreadable cheese.

Not only the cultural changes are obvious. If you think about Denmark, you will think about rain, and you are absolutely right. The weather is crazy. It can be alternating rain for 2 minutes, then the sun comes out, you just take off the jacket and suddenly, rain again! Of course, then it isn’t surprising how green everything is. It is truly beautiful.

There are lots of Spaniards studying in this city. However, it’s interesting how here all everyone knows about Spain is the two biggest cities and the beach. They don’t know that there are other charming places like Segovia. But we can change this, can’t we? In fact, there are several things that Aarhus and Segovia share.  In a few days, a new edition of the Hay Festival will be celebrated in Segovia, and interestingly, last year it took place in Aarhus.

But if there’s been anything that has made my first days here truly incredible it has been the “Aarhus Festuge”. Concerts, food, performances and a very busy atmosphere in the streets. It’s the Danish version of the “Ferias y Fiestas culturales de San Juan y San Pedro” at the end of June. There are also free morning yoga classes (in Danish, of course)

This journey is only just beginning. To be continued!

 

Comienza la cuenta atrás

Tres, dos, uno,…, ¡comienza la cuenta atrás! Medio mes para lanzarme a la aventura al país más feliz del mundo. Pero en el fondo, a pesar de dejar Segovia con muchas ganas, ha sido una ciudad que ha conseguido hacerme también muy feliz.

Aarhus es puramente universitario. Quiero conocer gente, aprender de nuestras diferencias y mostrar la belleza del lugar del que yo provengo. Compartir anécdotas, historia, gastronomía (si es que soy capaz de cocinar algo decente) y,  sobretodo, felicidad ¿no?

Pero antes de marcharme tenía que despedirme de Segovia a lo grande. Llevaba un mes sin pisar por allí y ya el cuerpo me lo pedía. Así que, acompañada de un par de amigas, pusimos rumbo desde Las Navas del Marqués a Segovia. Fue un día increíble. Repetimos los mismos pasos que di por primera vez hace casi ya tres años.

Recorrer uno a uno los arcos del Acueducto desde el primero. Y justo antes de bajar a la Plaza del Azoguejo, donde el Acueducto alcanza su mayor altura, disfrutar de una de las vistas más preciosas y escondidas de la ciudad: la Catedral de Segovia entre los arcos.

Pasear por la Calle Real con la ilusión de un turista más. Fijarse en el esgrafiado de las fachadas segovianas y los curiosos tejados, hasta llegar sin darte cuenta a la Plaza Mayor. Entrar en la Catedral, sorprenderte con cada una de las vidrieras y observar Segovia en todo su esplendor desde el campanario de la torre. En ese momento, sientes que mires donde mires, verás belleza.

Continuar hasta el Alcázar, visitar cada una de sus salas y admirar los artesonados y las yeserías. Y finalmente, adentrarse en el barrio de la Judería, para ir a comer lo más típico en una despedida como esta: cochinillo y ponche segoviano.

Igual que no ha sido la primera vez que hago este magnífico recorrido, no será la última. Solo espero que Dinamarca pueda impresionarme tanto como lo sigue haciendo Segovia.


 

Three, two, one… the countdown starts! Half month to begin my adventure in the happiest country of the world. But deep inside, despite leaving Segovia eagerly, it is a city able to make me very happy too.

Aarhus is a university city. I would like to meet many people, learn from our differences and show the beauty of the place I come from. Sharing anecdotes, history, gastronomy (if I am able to cook something acceptable) and, above all, happiness, right?

But, before leaving, I had to say goodbye to Segovia in a good way. I had not stepped on there for a month and my body demanded it. A few friends and me, we headed our way from Las Navas del Marqués to Segovia. It was an incredible day. We repeated the same steps I took by the first time nearly three years ago.

Going all over the Aqueduct’ arches from the first one. And just before going down the Azoguejo’ Square, where the Aqueduct catches up its higher height, enjoy one of the most lovely and hidden views of the city: the Cathedral of Segovia between the arches.

Strolling along Calle Real (Main Street) feeling the illusion of one more tourist. Noticing the segovian sgraffito facades and the interesting roofs, until arriving without realizing at the Main Square. Getting into the Cathedral, being surprised with each of the stained glass windows and observing Segovia from the bell tower in all its splendour. At that moment, you feel that wherever you look, you will see beauty.

Continuing up to the Alcazar, visiting its rooms and being astonished with the coffered ceilings and the plaster works. And finally, going deep into the Jewish quarter to go to eat the most typical dishes in a farewell like this: piglet and segovian eggnog.

Just as it hadn’t been the first time I did this great journey, it won’t be the last. I only hope that Denmark can impress me as much as Segovia does.

 

Conoce a nuestra embajadora en Aarhus: Ana Martín

Mi nombre es Ana Martín Quirós, tengo 20 años y soy estudiante de la doble titulación en Publicidad y Relaciones Públicas y Turismo, en el campus María Zambrano (Segovia), de la Universidad de Valladolid.

A pesar de que he vivido casi toda mi corta vida en un pequeño pueblo de Ávila, Las Navas del Marqués, me siento como una segoviana más. Llegué a esta preciosa ciudad como una hoja que lleva el viento, pero como siempre digo, se ha convertido en un lugar increíble para echar raíces.

Y es que elegir una carrera que estudiar cuando son tantas las cosas que te apasionan se presentaba complicado. Teniendo en cuenta que soy un culo inquieto, al que le gusta conocer cultura, historia, gastronomía y gente, llegué a Segovia con solo 18 años, mucha ilusión y ganas de absorber como una esponja acerca de todo lo que me rodeaba.

No me hizo falta pasar ni una semana viviendo fuera de mi pueblo para darme cuenta de que Segovia era todo lo que yo buscaba. Quería estudiar algo que se adecuara a alguna de mis aficiones,  y me decanté por conocer otros destinos y comunicar. Sumemos pues. Turismo + Publicidad y RRPP = aficiones satisfechas. Pero aquí no se acaba lo que Segovia me aportó desde el momento cero. Como he dicho, mi pueblo es pequeñito y tranquilo, pero con su encanto. Como es de esperar, buscaba algo similar.  La ciudad en la que llevo ya tres cortos pero intensos años me ha dado esto y mucho más.  A la novedad de la vida universitaria y la aventura de vivir fuera de casa se le sumó la belleza cultural, la riqueza histórica, otras costumbres, fiestas y comidas. ¿Cómo solo 60km de distancia pudieron aportarme tanta diferencia?

En menos de un mes pondré rumbo a Aarhus, Dinamarca. Allí continuaré mis estudios únicamente de Publicidad y RRPP.  Me marcho por poco tiempo de mi segundo hogar, pero con muchas ganas de volver pronto.

Es un gran orgullo para mí formar parte de un proyecto que me permita desarrollarme en un ámbito de mi interés y además dar a conocer el valor patrimonial histórico y cultural de Segovia. Si el Erasmus es de por sí una oportunidad increíble para vivir aventuras y aprender, se me ha dado el placer de poder compartirlo y dejar un poquito de Segovia allá por donde vaya. Así que ya os iré contando, aquí os espero.

¡Ya tenemos nueva Joven Embajadora!

Segovia cuenta, un año más, con una nueva Joven Embajadora del Patrimonio Mundial, que promocionará la riqueza patrimonial y cultural de la ciudad en el exterior.

Ana Martín Quirós, con 20 años y estudiante de la doble titulación de Turismo y Publicidad y Relaciones Públicas en el campus “María Zambrano” de la Universidad de Valladolid en Segovia, continuará su formación, gracias a la beca Erasmus, en Aarhus, la segunda ciudad más grande de Dinamarca.

 Ana es natural de Las Navas del Marqués (Ávila) y ha encontrado en Segovia “un lugar increíble para echar raíces”. Está acostumbrada a vivir en un pueblo pequeño y tranquilo y Segovia le asegura “eso y mucho más”. Le gusta “disfrutar de una buena comida, un paseo agradable y del día a día teniendo todo al alcance de la mano, pero sin el agobio de una gran ciudad”. Segovia es para Ana “belleza, historia y paz”.

¡Enhorabuena Ana!

¿Quién será nuestro próximo joven embajador?

Si el próximo curso vas a llevar a cabo parte de tus estudios en el extranjero, ¡estás de enhorabuena porque puedes optar a ser el próximo Joven Embajador de Segovia!

Tan sólo tienes que mandarnos un correo electrónico con tu currículum y una carta de presentación/motivación en español e inglés (si en tu destino vas a utilizar otro idioma y lo dominas, también puedes enviar el documento en ese idioma) indicando porqué deberías ser tú el próximo embajador, que significa para ti Segovia, que podrías aportar al proyecto… a la dirección marketing@turismodesegovia.com antes del viernes 18 de mayo (si tienes preguntas o necesitas ponerte en contacto con nosotros para aclarar algo, utiliza esa misma dirección de correo). Recuerda incluir en tu correo cual será tu destino el curso que viene y durante cuanto tiempo estarás allí.

¡No lo dudes más y aprovecha esta oportunidad!

No te acabes nunca, Segovia

¿Cómo despedirme de Segovia y de este maravilloso trabajo? No hay palabras suficientes para describir la belleza infinita de esta ciudad ni mis sentimientos al dejarla. Este lugar tan encantador me vio formarme un poco más y acercarme a mis sueños y metas. Por ello estaré eternamente agradecida.

Nunca imaginé estudiar en una pequeña ciudad de España que desconocía hasta que el mismo IE me la descubrió. Es verdaderamente una excelente elección tener el campus aquí ya que es este un sitio mágico.

Voy a echar de menos mis paseos por las montañas, poder salir a tomar aire fresco de verdad cuando es necesario y dormir tranquila gracias al poco ruido y escasa polución de las calles peatonales de Segovia.

Más que nada echaré de menos andar hasta la universidad más bella de todos en un camino de cuento y publicar sobre estas cosas como siempre me ha gustado. Es un honor que Segovia haya sido un capítulo de mi vida tan bonito y útil y se lo seguiré recomendando a quién me lo pida.

Agradezco a cada una de las personas que fueron parte de este capítulo y envío un fuerte abrazo de despedida momentánea a todos, ¡Segovia querida, me verás volver!

2


How could I say goodbye to Segovia or to this incredible job I have had? There aren’t enough words to describe the infinite beauty Segovia holds between the walls or my feelings as I leave. This enchanting place saw me develop myself a little further and be closer to my dreams every day, and for that I’ll be forever grateful. I never imagined studying in a small town of Spain I’d never heard of until IE made me see it. It is truly an excellent choice to have the campus here since this is a magical city.

I’ll be missing my mountain hikes, to be able to breathe in fresh air when I need it and sleep in the calm streets with zero pollution. More than anything I´ll be missing my walks to the most beautiful university ever in a fairytale land and publish about these adventures as I’ve always been passionate about. It’s been an honor to have Segovia be a chapter of the beautiful book of my life and I will continue recommending it to everyone who asks.

I’d like to thank each and every person who was part of this chapter and I want to send them all a big hug for a temporary goodbye, I’ll be back, my dear Segovia!

Muralla y Puerta de San Andrés

Mi querida Ciudad Vieja de Segovia está protegida por una muralla desde la crisis del Imperio Romano del segundo siglo. Desde el siglo XVI se empezó a construir sobre ella y perdió su utilidad de defensa y simbolismo dado que la ciudad estaba empezando a crecer. A partir del siglo XX se ha trabajado mucho en su conservación.

Desde mi llegada a Segovia pude apreciar su belleza y caminar en torno a ella. La belleza de los paseos alrededor de Segovia es poder ver la ciudad dentro de sus murallas y poder seguir su recorrido. No me sorprende que, además del Acueducto, la UNESCO declarase como Patrimonio de la Humanidad la Ciudad Vieja de Segovia.

Las puertas de la muralla eran cinco, aunque solo se preservan tres, y la más bonita es la de San Andrés. También es conocida como puerta del Socorro y de la Judería. Su posición es dominante del valle del río Clamores. En 1931 fue declarada Monumento Histórico-Artístico y hoy es reconocida como un Bien de Interés Cultural.

Os invito a pasearos por la muralla y “entrar el cuento” por San Andrés, ¡se os pondrá el pelo de punta!


 

My beloved Old Town of Segovia is protected by a Wall since the Roman Empire crisis in the second century. Since the XVI Century people began building on top of it and it therefore lost its defense abd symbolistic function given the city was beginning to grow. From the XX C many works has been done to preserve it.

Since my arrival in Segovia I’ve been able to appreciate it’s beauty and walk around it. The magic of the hikes around Segovia is being able to see Segovia between the walls and follow them. It is hard to surprise anyone with the fact that, in addition to the Aqueduct, the Old Town of Segovia was declared a World Heritage Site by UNESCO.

The doors of the walls were five, of which only three are preserved, and the most beautiful is San Andrés. It is also known as “Puerta del Socorro” and “Puerta de la Judería”. It’s position is dominating over the Clamores river. Since 1931 its a Historic-Artistic Monument and today is recognised as a good of cultural interest.

I invite you to take a walk around the wall and go inside the fairy-tale from San Andrés, you’ll get goose bumps!

Blog de WordPress.com.

Subir ↑